Ir a la página de bienvenida

  
 

  
Las semillas emigran en las alas del viento. Las plantas emigran de continente a continente en las olas de los mares y de los ríos. Los pájaros y otros animales se mueven de lugar en lugar. Pero todavía más, ciertamente, los seres humanos emigran, a veces en grupos, a veces solos y, haciéndolo así, se convierten siempre en instrumentos libres de la Providencia Divina que guía el destino de los hombres, conduciendo a todas las personas, en medio de sus grandes calamidades, a su meta final: la realización del hombre en la tierra y la gloria de Dios en cielo.

(Scalabrini, 1899)

 
      
  Escuchar la Palabra...  
      
       

 
 ESPIRITUALIDAD SCALABRINIANA 
 
©2001 MSCS. Derechos reservados. Credits.